Réplicas de trabucos y armas antiguas

¿Amante de las armas antiguas? En esta sección podrás encontrar una gran variedad de réplicas de trabucos para coleccionistas. Todos los trabucos son de venta libre ya que no disponen de cañón ni mecanismo, son únicamente de decoración o coleccionismo. ¡Te harán volver a la época de los bandoleros! 

Trabucos y armas antiguas (son de tipo decorativo, inservibles, con cañón ciego)

Los trabucos y armas antiguas como réplica son una hermosa pieza de colección o adorno ideal para adornar hogares, oficinas o salas de exposición. La réplica es fabricada con exactitud para recrear las armas de fuego clásicas de la época de principios del siglo XVIII. Diseñado en detalle para obtener la máxima autenticidad, esta armadura de época es perfecta para la decoración de películas, diseños escénicos y disfraces históricos.

Con este trabuco réplica en tus manos, notarás la sensación de sostener un auténtico trabuco, sin el riesgo de una arma real, en este caso, son armas tipo decorativo, son armas muy realistas pero por ende son inservibles, tienen un cañón ciego, hablemos de lo que es el trabuco y de las armas antiguas.

Entendemos por trabuco que es un arma de fuego calibre grueso, con un cañón corto y comúnmente acampanado, siendo este procesador de la escopeta, y diseñado para uso militar y defensivo, estas armas de fuego fueron usadas durante el siglo pasado, exactamente Edad Media, el trabuco o fundíbulo fue una forma de catapulta, que no tenía nada que ver con el arma de fuego.

Esta dependía de una enorme palanca basculante cercana a un puto de sus extremos, del que colgaba un pesado objeto, el cual, al ser soltado, siendo lanzado el proyectil alojado en una honda hacia la parte opuesta. El movimiento suave y progresivo de esta estructura evitaba los golpes a diferencia de la catapulta.

Por lo tanto las armas de fuego antiguas, son disparadas por cartuchos. Sin embargo, la mayoría de los modelos fabricados entre 1860 y 1880 estaban hechos con acero relativamente blando, diseñadas para usar pólvora negra. Estas armas tenían limitadas velocidades de bala y trayectorias arcoíris muy marcadas, teniendo en cuenta de la metalurgia del acero y la llegada de la pólvora, producida en masa a principios de la década del año 1890, los nuevos rifles de cartucho obtuvieron velocidades mucho más elevadas y trayectorias mucho más planas.

Estos avances fueron representados por cartuchos como el Mauser de 7 × 57 mm, el Lebel de 8 mm (1886), el 303 británico y el 7,62 × 54 mmR, haciendo que muchos rifles de pólvora sin humo fabricados a fines de la década de 1890 fueran capaces de disparar con precisión a largas distancias, toda una locura para cualquier aficionado de las armas y coleccionista.

Mostrando los 6 resultados