COMPRAR DAGAS ONLINE

¿Amante del armamento medieval? En esta sección podrás encontrar una gran variedad de dagas medievales y templarias; dagas con historia y realismo. En la compra de cualquiera de estos puñales medievales de coste superior a 30€ el envío a península es gratis. Recibe tu daga en apenas 24-48 horas en tu domicilio.  

Dagas

Desde los primeros tiempos en que se disponía de metal, las dagas se han utilizado por sus atributos únicos. Las Dagas Antiguas son representativas de las que han marcado el curso de la historia o, por su artesanía y exquisito diseño, se producen con un nivel supremo de arte que merece un lugar en las mejores colecciones. Para saber esto repasemos que es una daga principalmente.

La daga es un arma blanca y corta con una hoja aplanada y una punta afilada, más larga que un cuchillo pero más corta que una espada en dos tercios. Esta suele tener una punta doble filo. Cuando se utilizaba en el pasado, era para acompañar a la espada principal y algunas mujeres las llevaban como forma de autodefensa.

También se pueden ver ejemplos sin guarda y con guardas cortas; y cuando su hoja es de filo muy largo, pueden llamarse “facones caroneros” por el hecho de que se usaban entre dos carapachos de cuero, colgando con la punta por delante. Para saber más sobre su origen, continuamos.

Las primeras dagas que aparecieron se remontan al tercer milenio antes de Cristo, durante la Edad de Bronce.

Los principales materiales utilizados para fabricarlas eran el hueso, el marfil y el sílex. Se cree que el saxo germánico pudo ser originalmente una daga ancha que se alargó y se transformó en una espada. También es de origen hispano el pugio, adoptado por los romanos; era muy eficaz para atravesar lorigas debido al nervio que recorre el centro de la hoja y que le proporcionaba más potencia, estas se utilizaban tradicionalmente como una segunda forma de armamento, normalmente junto a la espada, ya que las mujeres también las solían utilizar para protegerse.

Visualmente, tienen un aspecto similar al de una espada, pero a una escala mucho menor. La primera utilización conocida de las dagas se remonta a la Edad de Bronce, con registros que sugieren que se sitúan en torno al año 3000 a.C.; se solían fabricar con materiales como el hueso, el marfil y el sílex. Debido a su alto nivel de daño causado, eran armas muy temidas cuando eran manejadas por expertos.

Mostrando 1–20 de 43 resultados